Realidad Virtual Aumentada y
Navegación en Cirugía Protésica

La artroplastia total de rodilla (ATR) es un tratamiento satisfactorio para mejorar la calidad de vida del paciente con artrosis. Los pacientes hoy en día muestran altas expectativas para sus reemplazos de rodilla, estas incluyen desaparición del dolor, piernas rectas sin deformaciones antinaturales y una capacidad plena para doblar la rodilla y caminar, mejorando su calidad de vida. Además quieren volver a realizar todas sus actividades de la vida diaria rápidamente y sin limitaciones una vez hayan sido intervenidos. Y más importante todavía, esperan que su ATR dure hasta el fin de sus días sin necesidad de futuros recambio.

Os invito a abrir este enlace donde en el Diario de Cádiz hacen referencia a la cirugía con los sistemas de realidad virtual aumentada.

https://www.diariodecadiz.es/cadiz/Innovacion-traumatologia-Hospital-HLA-Salud_0_1737726454.html

Y este vídeo se ve una animación de como se realiza esta cirugía que parece como si estuviésemos en un videojuego haciendo la operación. Esto es la realidad virtual aumentada que me permite hacer la cirugía mirando a través del visor de la gafa con todos los datos necesarios para corregir la posición de las plantillas y colocarlo con exactitud.

Incluso un cirujano experimentado en prótesis de rodilla puede cometer errores en la colocación óptima en un 30% de sus casos, lo que repercutirá en los resultados del paciente y su nivel de satisfacción. Se puede comprender la dimensión del problema extrapolando datos. Consideremos un aeropuerto hipotético en el que los controladores, muy expertos dejan de utilizar ciertas tecnologías confiando en su sabiduría y habilidad. Si en un día despegaran o aterrizaran 250 aviones, y sin el uso de dichas tecnologías su posibilidad de cometer errores llegara hasta el 30%, esto significa que 175 aviones lo harían correctamente, pero 75 aviones tendrían dificultades; algunos se estrellarían, otros aterrizarían en lugares equivocados y otros se perderían.

En cambio, la utilización de sistemas de ayuda como la navegación, la realidad virtual aumentada o la robótica, reduce esos posibles errores a solo el 2% frente a ese 30% de la cirugía tradicional.

La navegación y la robótica suponen una mejora en el uso de las prótesis de rodilla así como una mayor precisión en su colocación. A corto plazo supone una mejor tolerancia a la prótesis y a largo plazo una mayor duración de la misma.

El paciente se posiciona en la mesa de quirófano. En fémur y tibia se colocan unos emisores que enviarán señal por infrarrojos o bien por bluetooth en los sistemas más modernos al ordenador, donde se podrá recrear una imagen virtual de cómo se debe colocar la prótesis. Existe mayor precisión porque los sensores que se emplean son capaces de detectar diferencias de 0,5 milímetros o grados que el ojo humano no es capaz de apreciar y consistencia porque proporcionan valores angulares de medición que hacen que el proceso en la toma de decisiones del cirujano sea siempre sistemático e independiente de otras circunstancias. La utilización de tecnología permite realizar cortes óseos más precisos y adaptados a la anatomía tridimensional  de cada paciente, con la comprobación de su exactitud en el ordenador en tiempo real.

Los estudios nos muestran que las prótesis operadas con navegador alcanza la posición precisa en el 94% de los casos, comparado con un 78% en el grupo convencional. La alineación correcta de los componentes se correlaciona con una duración mayor de la ATR.

Otro dato fundamental es que los sistemas de navegación son menos agresivos durante la cirugía que la cirugía convencional, y eso se traduce en un menor sangrado, menor riesgo de embolismo graso, menos inflamación y por tanto una recuperación inicial más rápida y menos dolorosa.

Las ventajas de la navegación son un menor sangrado (al no abrir el canal medular para colocar varillas de alineación) y un menor riesgo de embolismo graso.

Las desventajas de la navegación son un coste mayor ( de 400 a 1200 euros) que no esta cubierto por las compañías y hay que pagarlo extra al plantear la cirugía,  y un  mayor tiempo quirúrgico (unos 12 min más en manos expertas).

Puede descargarse este artículo en formato PDF pinchando AQUI

Dr. Revenga Giertych

Traumatólogo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies